¿Estás embarazada y te duele la espalda?

Ante todo tranquila, el dolor de espalda en el embarazo es normal, no eres la primera ni la última.

dolor de espalda embarazada

Durante el embarazo se experimentan cambios tanto internos como externos y además un aumento de peso, y ya sea el primero o el tercero, cada embarazo es un mundo.

Antes de saber incluso que lo estás, tu cuerpo ya está experimentando cambios, y uno de esos cambios es hormonal.

A medida que va avanzando el embarazo, una de las hormonas, la relaxina, va aumentando y tiende a provocar laxitud articular, lo cual permite que la pelvis se vaya adaptando al crecimiento uterino pero debilitando los apoyos estáticos en la columna lumbar y con ello pudiendo provocar dolores.

espalda embarazada

¿Dónde duele la espalda en el embarazo?

Como cada mujer es diferente los dolores también varían. Si antes de quedarte embarazada ya sufrías de dolor lumbar, es muy probable que con los cambios que sufre el cuerpo tengas dolores en las lumbares, o en la pelvis (articulación sacro-iliaca y sínfisis púbica).

Date cuenta que conforme aumenta el tamaño del bebé dentro del útero, se va produciendo un desplazamiento hacia adelante del cuerpo, aumentando la curvatura de la columna vertebral en la región lumbar.

 ¿Cuándo hay dolor de la espalda en el embarazo?

Sobretodo tras mantener una postura mucho tiempo y luego querer cambiarla, se describe un dolor posterior en la pelvis y área glútea que aumenta al moverse, al estar de pie, caminando o incluso por la noche.

A veces, dependiendo del diagnóstico, éste puede deberse a una tensión muscular por una posición mantenida, por fatiga muscular a lo largo del día o por la retención de líquidos que provoca una congestión venosa con edema y éxtasis en la zona causando el dolor lumbar.

 ¿Qué hacer contra el dolor de espalda en el embarazo?

Lo primero no alarmarse: hay truquitos y posibles ejercicios para minimizar el dolor hasta que puedas ir al fisioterapeuta en el embarazo para que te ayude con terapia manual, ejercicios y drenaje.

La educación en la Higiene Postural es importantísima, no sólo estando embarazada.

Debes empezar a cuidarte antes de incluso quedarte embarazada. Realiza 45 minutos, o más, de actividad física y un programa regular de ejercicios junto con una adecuada hidratación (intenta beber 2 litros de agua al día). Así, los cambios que ocurran durante el embarazo pueden ser más llevaderos. Debemos intentar mantenerlo durante el embarazo y combinarlo con otras técnicas si fuera necesario, ya sean sesiones de Fisioterapia, Osteopatía, clases de Pilates y/o Yoga.

ejercicios espaldaPara aliviar la tensión en la columna lumbar puedes apoyar un pie en un taburete, la pelvis se inclinará hacía atrás y relajará los músculos iliopsoas y los espinales de la espalda.

Podéis estirar la musculatura pectoral con los marcos de las puertas para aliviar tensión en la zona dorsal y cuello. Aquí te damos algunas recomendaciones muy sencillas y muy fáciles de poder hacer en cualquier entorno.

Articula la columna vertebral relajadamente con el ejercicio del perro y el gato, las rotaciones de tronco.

ejercicios de suelo espalda giros espalda

Estira el glúteo en una silla, siempre y cuando la tripita os lo permita; también podéis usar una pelota de tenis para aliviar la sensación de quemazón en la nalga. Estira los aductores y al mismo tiempo los laterales del tronco.

 

ejercicio silla suelo espalda

tronco

Recuerda: hazlos de forma suave y sin llegar a provocar dolor, y ante cualquier duda, pregunta a un especialista que te enseñe y te ayude a realizarlos.

 

En Bmum con nuestro equipo de Fisioterapeutas estaremos encantados de mimarte y de cuidar de lo más importante.

gloria bmum

 

Este artículo ha sido redactado por  Gloria Jiménez Betanzos, fisioterapeuta en Bmum.

 

 

 

Comparte en tus redes
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*