¿Se puede tener un parto vaginal después de una cesárea?

Hace unos meses llegó a Bmum Concha, una paciente con un embarazo normal y con una cesárea previa. Acudió a nosotros porque quería intentar tener un parto vaginal; pero, sobre todo, quería ser tratada con dignidad y respeto ya que tuvo una muy mala experiencia por el trato recibido en el proceso de parto anterior, con comentarios personales desagradables durante el parto. La sensación de indefensión y de soledad fue la cicatriz más dolorosa. Más incluso que la que guarda sobre su tripa. Ese recuerdo fue el que la llevó a buscar un lugar donde pudiera ser, al menos, escuchada y donde le ofrecieran cariño y respeto.

Concha quería optar por un parto vaginal. Y como mínimo, se debe intentar siempre que sea posible y cuando la causa que motivó la cesárea anterior no esté presente en el parto actual.

En España la tasa media de cesáreas se sitúa entre un 25-35%, lejos del 10-15% que recomienda la OMS, Organización Mundial de la Salud.

¿Se puede tener un parto vaginal después de una cesárea? 0

Cesárea

La complicación más temida durante el parto en las mujeres que han tenido una cesárea previa es la rotura uterina por el lugar de la cicatriz sobre el músculo del útero, que es la zona más frágil. Sin embargo, esta complicación es muy poco frecuente. Se estima que ocurre en un 0.2-1% de los partos tras cesárea previa, es decir aproximadamente en 2-10 de cada 1000 casos.

Y así con todo, se calcula que entre un 60-80% de mujeres que han tenido una cesárea anterior pueden dar a luz con éxito mediante un parto vaginal. Una consideración fundamental es la causa que motivó la cesárea previa. Hay causas que no tienen por qué volver a darse como la presentación de nalgas, embarazo gemelar o el sufrimiento fetal, y, por tanto, puede llevarse a cabo el parto vaginal. Si la causa que motivó la cesárea anterior es una enfermedad materna grave o alteraciones del canal del parto, entonces debería realizarse una segunda cesárea.

La obstetricia es un arte, y como tal, depende en gran medida del talento, de la destreza y del amor que dedica el que la ejecuta.

Dejando que el parto se desencadene de forma espontánea, sin administrar oxitocina o hacerlo a un ritmo controlado y a menor dosis, se puede supervisar de forma segura el trabajo de parto en mujeres con cesárea anterior.

Sanitarios

Todos los sanitarios debemos poner el foco en mejorar la atención a las futuras madres, respetando los tiempos que marque la naturaleza siempre que sea posible y permitiendo que la mujer decida con toda la información a su alcance, pero con expectativas reales y desde una perspectiva responsable. Y todo esto, en un entorno de seguridad adecuado para madre e hijo. Es muy posible que así consigamos ser mejores médicos, mejores personas. Más humanos. Y esta es la base de la confianza en la relación médico-paciente.

Se puede tener un parto vaginal después de una cesárea, o al menos intentarlo. Y una gran mayoría de mujeres lo tendrán.

Y no olvidemos que una cesárea, siempre que esté bien indicada, a menudo salva una o dos vidas.

Conchi tuvo un parto vaginal que no olvidaremos… tranquilo, emotivo y muy deseado. Ese es para nosotros el mejor regalo.

 

 

 

…Bienvenidos a Bmum

 

Comparte en tus redes
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone